24Octubre2017

Tenemos 53 visitantes y ningun miembro en Línea

Recolectando leña gana 80 pesos al día

leñadorDon Gumersindo Pat Ek se levanta a las seis de la mañana para salir a ganarse el pan de cada día.

Antes de despedirse de su amada Andrea Poot se toma un atole de maíz, agarra su triciclo y se enfila hacia los montes de Ekpedz, municipio de Tixcacalcupul.
Lleva un machete en un cinto, se mete entre la maleza y empieza a cortar la madera tirada.
Don Gumersindo chambea fuerte, a pesar de los intensos rayos del sol que le queman y agotan; toda su vida ha realizado este tipo de tareas.
Cuando finalmente llena su triciclo, regresa al pueblo de Ekpedz, donde él nació; al entrar se detiene en el parque principal, se sienta en una de las bardas de cemento que circulan los árboles y después se acuesta a descansar, a tomar un poco de sombra.
Nos acercamos a él y nos platica sobre la forma en que desarrolla su trabajo.
—“A las 2 de la tarde termino de trabajar, ahorita ya llevo a entregar el segundo viaje de madera, ya me lo encargaron, me pagan 40 pesos por cada carga, junto 80 y me voy a mi casa para comprar algo de comer para mí y mi esposa, porque mis hijos ya están grandes, ya todos se casaron y tienen sus propias familias, viven en otros lados, sólo estamos mi mujer y yo”, dice.
De los 80 pesos que gana al día, don Gumersindo gasta 70 pesos en sus tres comidas y les sobran diez pesos.
—“La vida es dura porque este año no hubo cosecha, no llovió, pero cuando no hay dinero vendo uno o dos borreguitos, tengo 30 y vienen desde Valladolid a comprármelos a 30 pesos el kilo y eso es mejor porque estos animalitos no comen maíz o alimento, que cuesta caro, sólo se alimentan de hierbas.
—“Yo trabajo recolectando la madera de lunes a sábado, los domingos llevo a pastar a mis borreguitos, que se alimenten bien para que en caso de una emergencia yo tenga de donde agarrar algo porque yo no tengo día de descanso, vacaciones, Seguro Social, aguinaldo en diciembre o algo por el estilo; aquí la realidad es otra, vivir en la pobreza, si trabajas comes y si no, pues no”, señaló.
Enseguida se levantó, se despidió de los reporteros de POR ESTO! y siguió su camino, pues ya eran las 3 de la tarde y empezaba a hacer hambre. (José Luis Díaz Pérez / Fotos Alejandro Ruvalcaba)

2035401
Hoy
Ayer
Totales
531
408
2035401